Se presenta como preocupación incontrolable y excesiva. Los niños con TAG se preocupan por muchas cosas, por ejemplo el futuro, llegar a tiempo a sus citas, la salud, el desempeño escolar, el cambio en la rutina y por problemas familiares. En general, el niño se preocupa cuando en realidad no existe tal problema ni ninguna circunstancia real que cause la preocupación. El TAG suele acompañarse también con tensión o dolor muscular, dificultades para concentrarse, insomnio, irritabilidad u otros síntomas físicos. Para cumplir con los criterios de diagnóstico, el niño debe manifestar por lo menos un signo físico de ansiedad, tal como inquietud o dificultades para conciliar el sueño, durante la mayor parte del tiempo en los últimos seis meses.

 

Hara Albia - Centro de Psicología y Psiquiatría | C/ Berástegi número 5, 3 izda - Atención al cliente: 944 241 250 - 663 473 958   |   info@haraalbia.es
CONDICIONES DE USO - AVISO LEGAL - P. PROTECCIÓN DATOS