EL CONCEPTO DE TRAUMA (TEPT)

El trauma es el resultado de la exposición a una experiencia intensa, repentina, incontrolable, impredecible y extremadamente negativa, que sobrepasa los mecanismos de afrontamiento de la persona y es vivida como amenazadora para la integridad física o psicológica. Entre éstas experiencias pueden estar el combate militar, o civiles que han sido afectados por la guerra, las personas que han sido violadas o víctimas de abuso sexual o físico, las personas que han estado involucradas en un acontecimiento que constituyó una amenaza para la vida o que fueron testigos del evento, como un accidente automovilístico grave y las personas que han estado involucradas en un desastre natural, como un terremoto. El TEPT puede iniciarse incluso tras recibir la noticia de una lesión inesperada o la muerte violenta de un familiar o de un amigo cercano.

La mayoría de las personas, con el tiempo, superan experiencias de este tipo sin necesidad de ayuda. Sin embargo, en algunas personas, las experiencias traumáticas desencadenan una reacción que puede durar muchos meses o años. Esto se conoce como Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT).

El TEPT no se desarrolla, por lo tanto, tras situaciones desagradables descritas como “traumáticas” en el lenguaje cotidiano, por ejemplo, divorcio, pérdida del trabajo o suspender un examen.

CUALES SON LOS SINTOMAS DEL TEPT

El TEPT es el desarrollo característico de síntomas que duran más de 1 mes, junto con una dificultad para funcionar tras la exposición a una experiencia que constituyó una amenaza para la vida.

Los síntomas más característicos del TPET son síntomas de reexperimentación, se reviven involuntariamente aspectos del suceso traumático de un modo muy vívido y perturbador. Esto incluye:

* Recuerdos del acontecimiento recurrentes e intrusos que provocan malestar y en los que se incluyen imágenes, pensamientos o percepciones.

* Sueños y pesadillas de carácter recurrente sobre el acontecimiento, que producen malestar.

* El individuo actúa o tiene la sensación de que el acontecimiento traumático está ocurriendo, a esto se le llama flashbacks (sensación de estar reviviendo la experiencia, ilusiones, alucinaciones).

La evitación de todo lo que recuerda el trauma es otro síntoma central del TEPT. Esto incluye:

* Esfuerzos para evitar personas, situaciones o circunstancias que recuerdan la experiencia.

* Intentos de expulsar los recuerdos del suceso fuera de la mente, y evitar pensar o hablar con detalle acerca de ellos, especialmente de los peores momentos.

Los pacientes con TEPT también experimentan síntomas de hiperactivación, como:

* Hipervigilancia.

* Respuestas exageradas de sobresalto.

* Irritabilidad.

* Problemas de concentración y de sueño.

Otras personas con TEPT también describen síntomas de insensibilidad emocional como:

* Falta de capacidad para sentir emociones.

* Sentirse separados de los otros.

* Amnesia de partes importantes del suceso.

Las mujeres son más susceptibles a desarrollar un TEPT que los hombres.

El TEPT puede ocurrir a cualquier edad, incluso en la infancia.

Los niños que padecen de TEPT pueden manifestar otros tipos de síntomas como:

* Comportamiento similar al de niños menores.

* Imposibilidad de hablar.

* Quejarse frecuentemente de dolores de estómago o de cabeza.

* Negarse a ir a determinados lugares o a jugar con amigos.

Los pacientes con TEPT pueden no buscar tratamiento hasta meses o años después del inicio de los síntomas, a pesar de experimentar un malestar considerable, pero el TEPT es un trastorno tratable incluso cuando se presentan los problemas muchos años después del suceso traumático.

QUE ENFERMEDADES SE ASOCIAN AL TEPT

Cuando un paciente presenta TEPT con depresión, se debe tratar primero el TEPT, pues la depresión mejora a menudo con el tratamiento satisfactorio del TEPT.

En pacientes con TEPT con dependencia a drogas o alcohol, o en quienes el uso del alcohol o drogas puede interferir significativamente con un tratamiento eficaz se debe tratar antes el problema de drogas o alcohol.

COMO EMPIEZA EL TEPT

Los síntomas de TEPT pueden empezar inmediatamente o después de unas semanas o meses. Por lo general, aparecen dentro de los primeros seis meses tras el suceso traumático.

Pero casi todo el mundo tendrá los síntomas de estrés postraumático durante el primer mes aproximadamente. Esto es porque los síntomas pueden ayudarle a continuar y a

entender la experiencia por la que ha pasado. Esto es una “reacción aguda al estrés”. Tras pocas semanas, la mayoría de la gente poco a poco asume lo que le ha pasado y los síntomas de estrés empiezan a desaparecer.

Aproximadamente 1 de cada 3 personas descubrirán que sus síntomas continúan y no pueden asumir lo que ha sucedido. Es como si el proceso se hubiera detenido.

COMO SE TRATA EL TEPT

En el momento actual, hay evidencia de que el método EMDR, la psicterapia, la terapia conductual y los antidepresivos son efectivos.

Los estudios sugieren que las terapias psicológicas centradas en el trauma (Terapia Cognitivo?Conductual o EMDR) deben ser ofrecidas antes de iniciar medicación, siempre que sea posible.

  • PSICOTERAPIA

El principal objetivo del tratamiento es conseguir que se sea capaz de recordar lo que sucedió, de la forma más completa posible, sin sentirse abrumado por el miedo y la angustia.

* Las intervenciones psicológicas breves (5 sesiones), pueden ser efectivas si el tratamiento comienza en el primer mes tras el suceso traumático.

Cuando se utilice terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma o EMDR, a personas que presenten TEPT en los 3 meses siguientes al suceso traumático, la duración del tratamiento será de 8-12 sesiones.

El tratamiento debe ser regular y continuo (de al menos una vez a la semana), y debe realizarse por la misma persona.

EMDR corresponde a las siglas en inglés de “desensibilización y reprocesamiento a través de movimientos oculares”. Se trata de un abordaje psicoterapéutico innovador, que acelera el tratamiento de un amplio rango de patologías fóbicas traumáticas. Fue descubierto en 1987 por la Dra. Francine Shapiro y consiste en usar estimulación bilateral con un protocolo especial relacionado con situaciones traumáticas y que produce la desensibilización y reprocesamiento de las mismas.

El EMDR está validado como tratamiento para personas con estrés agudo y trastorno por estrés postraumático. El número de sesiones de EMDR dependerá del tipo de problema, las circunstancias vitales y personales, y el tiempo transcurrido desde el suceso traumático.

La Terapia Cognitivo-Conductual tiene un carácter científico y se sustenta de la continua investigación psicológica. Por el carácter acreditado de esta orientación se realiza en un primer momento una evaluación integral del caso. Posteriormente se desarrollan las hipótesis explicativas que permiten elaborar las bases para el tratamiento más preciso e integral para el paciente. El propósito en la terapia es dotar a los pacientes de estrategias y habilidades necesarias a la hora de conseguir los objetivos de la terapia. Es una orientación en la que la finalidad terapéutica se plantea en el presente. El pasado se tiene en cuenta a la hora de realizar el análisis funcional del caso. La modalidad de trabajo puede ser individual, familiar o grupal. Esta terapia cuenta con gran efectividad a la hora de tratar el TEPT.

  • MEDICACIÓN

Los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) son el tratamiento de primera elección para la mayoría de pacientes que requieren tratamiento farmacológico para el TEPT. Disminuyen la intensidad de los síntomas y alivian la depresión que puede estar presente también.

Estos medicamentos no generan adicción ni es necesario aumentar la dosis para sentir los mismos efectos a medida que pasa el tiempo.

Los pacientes deben tomar dosis regulares de medicación durante al menos tres o cuatro semanas antes de que se produzca una mejoría. Después deben continuar con el tratamiento durante el tiempo indicado, aunque se sientan mejor, para evitar una recaída.

En algunas ocasiones, si alguien está muy angustiado o no puede dormir puede ser necesaria medicación ansiolítica.

En el caso de que el tratamiento con ISRS no proporcione una mejoría, la mirtazapina, los antidepresivos tricíclicos o los IMAO pueden aportar beneficios.

 

Hara Albia - Centro de Psicología y Psiquiatría | C/ Berástegi número 5, 3 izda - Atención al cliente: 944 241 250 - 663 473 958   |   info@haraalbia.es
CONDICIONES DE USO - AVISO LEGAL - P. PROTECCIÓN DATOS